All Posts By

Lotraspaso.com

¿Cuánto han facturado las gasolineras durante Semana Santa?

By | Gasolineras | No Comments

La Semana Santa es una de las épocas del año que mayor flujo de tráfico genera. ¿La razón? Los desplazamientos que se suelen realizar para aprovechar estos días en compañía de familiares cercanos o relajándose con unas merecidas vacaciones. De este modo, las gasolineras van a ser unas de las principales beneficiadas en cuanto al aumento de la facturación.

La compañía UniversalPay, ha elaborado un estudio en el que se han realizado unas previsiones de facturación de las gasolineras durante esta Semana Santa. Para ello han analizado a más de 4.000 estaciones de servicio ubicadas en todo el territorio español, y se ha tenido en cuanta que el precio de los carburantes ha aumentado un 7% con respecto al mismo periodo durante el año pasado.

¿Cuánto han facturado las gasolineras en Semana Santa?

Según este estudio, la estimación apunta que las gasolineras de nuestro país habrían podido facturar durante la Semana Santa de 2019, hasta 29,7 millones más de euros en relación al pasado año. Es decir, por conductor, se habría llegado a un ticket medio de 37,25 euros en cada operación realizada con una tarjeta de crédito. Asimismo, este estudio también vaticina que el porcentaje de transacciones realizadas con tarjeta de crédito aumentaría en un 10%.

Gasto en gasolineras por días

El informe realizado también indica los días de mayor tráfico de transacciones en las gasolineras. Según sus datos, miércoles, jueves y viernes habrían sido los días más interesantes para los propietarios de las estaciones de servicio. Asimismo, si se consideran las zonas geográficas, en este estudio se puede ver que las grandes beneficiadas habrían sido las comunidades ubicadas en la zona interior.

En cambio, las gasolineras ubicadas en las islas y la zona sur, presumiblemente habrían sido las que menor tráfico han albergado. A pesar de esto, los datos generales han sido positivos para la totalidad del sector que, a pesar de las subidas de precios y las amenazas de sanciones por no incluir puntos de carga, sigue gozando de una buena rentabilidad.

¿Sabes si tu hotel es rentable?

By | Hoteles | No Comments

A la hora de tomar la decisión sobre si vender o un establecimiento hotelero, la primera pregunta que debemos hacernos es: ¿mi hotel es rentable? Parece una pregunta sencilla, pero en realidad no es tan fácil identificar la rentabilidad que ofrece el alojamiento. Te mostramos los diferentes parámetros que van a determinar este factor a la hora de comenzar el proceso de venta del negocio.

¿Cómo se mide la rentabilidad de un hotel?

El indicador de negocio que se utiliza para medir la rentabilidad del establecimiento hotelero es el ingreso medio por habitación disponible, lo que se denomina en inglés RevPar (revenue per available room). Con este indicador, considerado como un estándar clave en el sector, se puede calcular la rentabilidad del hotel en un periodo determinado.

Asimismo, es un indicador de gran utilidad a la hora de calcular la efectividad la política de precios del establecimiento. También te puede ofrecer una opción para medir la competitividad del alojamiento con respecto a la competencia más cercana.

Tan importante es este indicador, que hasta el Instituto Nacional de Estadística solicita a los hoteles que indiquen el ingreso total por habitación sin considerar el desayuno o la media pensión.

¿Cómo se puede calcular el ingreso medio por habitación?

La fórmula es muy sencilla: se trata de dividir el ingreso total entre el número total de habitaciones disponibles. Sencillo. Para ello vamos a poner un ejemplo práctico:

Nuestro hotel cuenta con 100 habitaciones

Se han reservado 80 a un precio de 100 por habitación, en cambio las 20 restantes no se han reservado y han quedado vacías.

Recaudación total: (80×100) = 8.000 euros

Ingreso medio por habitación: 8.000/100= 80 euros.

Este sería el ingreso medio que se obtiene por habitación. Esta fórmula no tiene en cuenta los servicios que ofrece el hotel como el desayuno, media pensión u otros añadidos como spa, gimnasio, internet o actividades para los hospedados.

Por otro lado, hay que tener en cuenta los salarios de los trabajadores del hotel, el volumen de los costes fijos y variables, las compras que realiza el establecimiento, la inversión en mejoras de las instalaciones o financiación que tengamos pendiente.

De este modo, hay que que tener en cuenta todos estos gastos y ver si el precio medio por habitación es capaz de sostenerlos. De no ser así, el hotel puede entrar en una situación preocupante dado que, el volumen de gastos sería superior al de ingresos y la rentabilidad se vería comprometida.

Lo más recomendable en estos casos es recurrir a un experto que pueda ayudar en la gestión del establecimiento hotelero o, en caso de que el hotel no haya entrado en una dinámica de pérdidas, venderlo para recuperar la inversión y poder hacer frente a las posibles deudas. Sobre estas últimas, es importante dejar resueltos préstamos así como las obligaciones económicas con los trabajadores antes de llevar a cabo el traspaso de la propiedad ya que, el comprador no va a querer hacerse cargo de un negocio que arrastre deudas y, mucho menos, con el equipo de trabajo.

 

¿Cómo puedo saber el precio de un hotel?

By | Hoteles | No Comments

A la hora de vender un establecimiento hotelero, lo más importante es saber fijar un precio adecuado que valore de manera objetiva el negocio. Asimismo, establecer una cifra de venta que se ajuste a la realidad no es una tarea fácil de modo que, te ofrecemos una vía objetiva para que puedas llevar a cabo la valoración y puedas saber el precio de un hotel.

Antes de comenzar a realizar la valoración hay que desterrar los factores emocionales. Por lo general, cuando se vende un negocio se tiende a tener en cuenta factores emocionales relacionados con él y que para nosotros tienen un valor que incrementa el precio de venta. En este caso se trata de un factor intangible que, por lo tanto, para el comprador no va a tener un valor objetivo. De este modo, lo más recomendable es asesorarse por especialistas para que te ofrezcan una valoración objetiva.

Otro consejo es que, para demostrar el valor de tu hotel, como el de otro negocio, certifiques todo mediante documentos oficiales. La documentación va a ser la que establezca de manera objetiva el valor y también el camino de la negociación, puesto que el comprador va a carecer de argumentos para tratar de negociar a la baja el precio de compra.

Varias fórmulas para saber el precio de un hotel

En primer lugar tenemos el cálculo Room Rate multiplier o Multiplicador del precio de la habitación. Para conocer el precio de un hotel según esta fórmula, debemos conocer el número de habitaciones de las que dispone el establecimiento, así como su precio medio.

Fórmula = nº de habitaciones disponibles x Precio medio por habitación  x  1.000.

Ejemplo. En un hotel de 200 habitaciones con un precio de 80 euros por habitación el cálculo sería el siguiente:

200 habitaciones x 80 euros x 1.000 =  16.000.000€.

La fórmula de la lata de refresco

Sí también existe un método de valoración basado en lo que cuesta una lata de refresco en el hotel. Esta fórmula considera que una habitación del hotel que se quiere vender, vale 100.000 veces lo que cuesta una lata de refresco en la máquina de vending del propio hotel.

De este modo el cálculo sería el siguiente:

Valor del hotel: Precio de la lata x número de habitaciones x 100.000

Ejemplo: 1,20 x 200 x 100.000= 24.000.000

Como podéis ver, la valoración cambia en función de la fórmula aplicada. Estos métodos no dejan de ser aproximados para que el propietario del hotel se haga una idea de lo que puede costar su establecimiento.

Lo más aconsejable en estos casos es recurrir a un gabinete de expertos que puedan realizar una valoración objetiva del negocio. Para ello, va a ser necesario presentar el mayor número de documentación posible para acreditar de manera legal el precio que se pide para la venta.

 

 

Motivos para vender tu hotel

By | Hoteles | No Comments

Los hoteles son unos de los negocios vinculados con el ocio, junto con la restauración, que mayor impacto tiene sobre la economía española. De hecho, el turismo es una de las principales fuentes generadoras de empleo y riqueza, por lo que a la hora de vender un establecimiento de este tipo, va haber una cartera amplia de compradores interesados.

No obstante, antes de vender un hotel hay que tener en consideración dos tipos de motivos: los personales y los coyunturales o económicos. Dentro de estos primeros se pueden dar los siguientes:

– Jubilación: Es tu último periodo como propietario de un hotel y quieres venderlo para obtener unos ingresos de cara a tu nueva etapa. Dentro de este motivo es fundamental diferenciar si se tienes un transmisor directo, por ejemplo, un familiar, o si la quiere traspasar a un comprador desconocido. Este detalle fundamentará el precio del traspaso, así como el de algunos trámites.

– Necesitas liquidez. Si, por ejemplo, vas a embarcarte en otro negocio o simplemente necesitas ganar liquidez de manera urgente, la venta de tu hotel se puede tramitar de una manera más o menos rápida. En este caso el factor tiempo va a ser crucial a la hora de vender tu negocio, por lo que también debes recordar que, debes ir con premura, pero sin aceptar un trato que sea muy inferior al valor real de tu negocio.

– La facturación compromete la viabilidad de tu hotel. Esta es una de las peores situaciones que te puedes encontrar. Si la facturación no acompaña a tu negocio, cada minuto que pasa se convierte en pérdida de dinero. En estos casos lo más aconsejable es encontrar un acuerdo los suficientemente pronto para cerrar esta hemorragia económica. Asimismo, es muy posible que tengas que deshacerte de tu hotel por un precio menor del que estimabas venderlo.

A estos motivos personales habría que sumarles otros de tipo coyuntural o económico como se ha citado anteriormente. Huelga decir que ambos van a determinar, no sólo la decisión de vender o no, sino también los plazos y el precio del traspaso. Obviamente, vender un hotel no es un proceso de una semana, ya que requiere una labor de búsqueda de documentación muy importante, pero si la facturación está comprometida, cada minuto que pasa es sinónimo de una pérdida constante de dinero.

¿Qué otros motivos pueden llevarte a vender tu hotel?

La adaptación siempre es cara: Es obvio que la máxima de un hotel va a ser siempre ofrecer un servicio de calidad para que los huéspedes estén cómodos. Es por ello que, regularmente, se van a tener que revisar las instalaciones para realizar mejoras constantes. Puntos como las camas, servicios de climatización o la piscina, en casos determinados, van a ser las partes principales que van a capitalizar el grueso de la inversión destinada a la mejora. Asimismo, los servicios digitales y multimedia están teniendo un mayor protagonismo dentro de las preferencias de los usuarios.

Aplicaciones de alojamiento particular: Sin duda alguna ha sido uno de los peores problemas a los que el sector ha tenido que hacer frente durante los últimos años. La masiva aparición de este tipo de alojamientos a través de aplicaciones para móviles, además de arrebatar una importante cuota de mercado a los propietarios de hoteles, ha generado una falta de confianza del consumidor por malas prácticas. Además, esto ha provocado que se regulen aún más el sector del turismo.

Competencia: Este es un motivo común a todos. La competencia puede afectar en distintos modos, ya sea porque cuentan con unas instalaciones y servicios mejores que los nuestros, o simplemente, es capaz de asumir a un mayor volumen de usuarios con un servicio de calidad.

Estos son los motivos, tanto coyunturales como personales, a los que habitualmente se enfrenta una persona que quiere vender un hotel. El tiempo va a ser un factor determinante en el traspaso, así como el respaldo de un gabinete de expertos que te puedan acompañar durante el proceso para que sea totalmente satisfactorio y, lo más importante, acorde con la legalidad.

 

¿Sanciones para las gasolineras sin punto de carga?

By | Gasolineras | No Comments

El Gobierno, en su Ley de Transición Energética y Cambio Climático, ha incluido un punto que ha puesto en pie de guerra a los propietarios de estaciones de servicio. En concreto, la obligatoriedad de instalar un punto de carga para vehículos eléctricos que, de no cumplirse, puede desembocar en fuertes sanciones económicas.

En su camino por suprimir los vehículos de combustión, el Ejecutivo ha apostado por obligar a las gasolineras a tener un punto de carga para este segmento. Dentro de esta Ley, se ha indicado que aquellas gasolineras que vendan más de cinco millones de litros de combustible al año tendrán que instalar un punto de carga para vehículos eléctricos y, en caso de no hacerlo, se pueden enfrentar a una multa de hasta 30 millones de euros.

¿Qué plazos se deben cumplir para instalar el punto eléctrico?

Para las gasolineras que hayan vendido más de 5 millones de litros durante 2017, dispondrán desde la aplicación de la norma, de 15 meses para presentar el proyecto de instalación del punto de carga y de otros 12 para que esté en funcionamiento. Estos plazos se reducen considerablemente si la gasolinera ha vendido más de 10 millones de litros de combustible, ya que serán de 12 meses para la presentación del proyecto y 9 para su puesta en marcha.

Asimismo, la medida podría afectar al 10% de las gasolineras que están activas en el territorio nacional. De estas 1.200, que son las que venden más de 5 millones de litros, hay en torno a 200 que son capaces de surtir más de 10 millones de litros de carburante al año, casi todas ellas ubicadas en zonas urbanas y vías de alta capacidad como autovías y rondas de circunvalación.

¿Cuánto costaría instalar un punto de carga?

Esto va a depender de la potencia que se requiera. Si nos referimos a un punto de carga de hasta 55kW de potencia, capaz de cargar la batería de un coche eléctrico en una hora, costaría en torno a 32.000 euros, según ha indicado el secretario general de Aevecar (Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles), Víctor García Nebreda.

En cambio, si lo que se va a instalar es un punto capaz de cargar un vehículo en un plazo de una hora, la inversión va a ser mucho mayor. Concretamente, el puesto tendría un coste de 50.000 euros y la obra civil, de no tener grandes complicaciones, podría estar en torno a los 20.000 euros. En total: 70.000 euros.

¿Finalmente habrá sanciones?

Al parecer no. De momento. El ejecutivo se ha echado atrás con las sanciones millonarias de 30 millones de euros y, además, también ha reconsiderado los plazos para la instalación del punto de carga. Ahora se indica únicamente la obligatoriedad de instalarlo a aquellas estaciones de servicio que hayan vendido más de cinco millones de litros de combustible, pero no en qué plazo. Asimismo, habrá que quedar a la espera para ver que decisión toma finalmente el Ejecutivo y qué pasará en caso de que exista un cambio de Gobierno. El panorama es un poco incierto de modo que, tanto las asociaciones como los propietarios de las gasolineras tendrán que mantener una comunicación fluida con las Instituciones Públicas.

¿Cómo serán las gasolineras del futuro?

By | Gasolineras | No Comments

La psicosis generalizada con los combustibles fósiles, el cerco al diésel y las restricciones de movilidad en las grandes ciudades obligan a las gasolineras a cambiar tanto su rol dentro de esta ecuación, así como el modelo de negocio. Es por ello que las gasolineras del futuro (cercano) van a tener que someterse a una profunda renovación y, eso, siempre sale caro.

Para empezar, la aparición de nuevos combustibles, servicios y adaptaciones a los nuevos vehículos, obliga a las gasolineras a cambiar su modelo de negocio. Por ejemplo: las gasolineras del futuro, seguramente, abran aún más su abanico de servicios y lleguen a convertirse en auténticos centros de recogida de pedidos online o de logística. Eso conlleva una adaptación de las instalaciones y de profesionalización del personal que no es nada barata.

Asimismo, otro de los panoramas que se puede dar en el futuro, es que las gasolineras, para subsistir, ofrezcan un servicio de combustible por encargo para que el cliente no tenga ni siquiera que desplazarse. Esto sería muy útil en entornos rurales pero, podría generar a la gasolinera un gasto extra que pondría en duda la rentabilidad de este servicio.

Por otro lado, las aplicaciones para compartir coche, cada vez más populares, podrían establecer su centro de operaciones en las gasolineras a cambio de un pago mensual a las estaciones de servicio. La parte negativa podría estar que apenas aportan ingresos cruzados y, como ocurre en algunos casos, suelen generar una saturación de usuarios que no realizan gasto dentro de la gasolinera.

Las gasolineras, obligadas a modificar sus servicios para seguir siendo rentables

El primer escenario que se presenta es el de la conectividad y los vehículos. En un futuro no muy lejano, los propios vehículos contarán con aplicaciones vinculadas a internet con las que podrán elegir en qué gasolinera repostar al mejor precio. Asimismo, dispondrán de plataformas de pago que harán que el conductor ni siquiera tenga que pasar por caja para efectuar el pago. Estas integraciones digitales conllevan un proceso no sólo económico, sino también de aprendizaje que puede ser en muchos casos muy complejo.

Los nuevos combustibles

El cambio que supone adaptar una gasolinera a los nuevos combustibles es obvio. Pensemos por un momento en la reforma que supone implantar en una estación de servicio, por ejemplo, un surtidor de GLP. La reforma que incluye, medidas de seguridad, formación del personal, etc., puede suponer un coste muy elevado que comprometa la viabilidad del modelo de negocio de tu estación de servicio. Además, los usuarios están optando por la compra de vehículos eléctricos. Esta decisión de los consumidores es consecuencia de las imposiciones gubernamentales. Teniendo en cuenta este cambio en el consumo, ¿en qué lugar queda la gasolinera? Sí, puede ser el punto de carga para los vehículos eléctricos, pero, ¿qué rentabilidad real se obtiene? ¿Qué pasará cuando la autonomía sea superior y los vehículos puedan cargarse en cualquier punto, no solo en gasolineras? Son muchos interrogantes que generan una gran incertidumbre sobre la viabilidad.

En definitiva, las gasolineras del futuro ofrecerán una gran cantidad de servicios para garantizar su supervivencia, así como la posibilidad de convertirse en grandes centros logísticos de paquetería y de recogida de viajeros. Asimismo, las estaciones de servicio tendrán que pasar por una reestructuración profunda para adaptarse a los nuevos combustibles y, sin duda alguna, es un proceso caro y no tan lejano.

El Supremo avala las gasolineras automáticas

By | Gasolineras | No Comments

El Tribunal Supremo ha desestimado los recursos presentados por las Islas Baleares y las Asociaciones de Estaciones de Servicio de Baleares (Aesba), en los que exigían que este tipo de centros contasen con personal para que pudiesen operar. De este modo, la justicia da la razón a las estaciones de servicio automáticas en esta cruzada.

Las gasolineras desatendidas o denominadas también como automáticas, han generado un debate abierto dentro del sector, hasta el punto de llegarse a preguntar sobre si es modelo de atención legalmente viable. No solo desde el punto de vista legal, sino también desde la propia seguridad de la estación de servicio y de su relación con el consumidor.

El principal problema que se plantea con este tipo de estaciones de servicio, va más allá del plano económico. Sí, al no contar con personal que las atienda se pueden permitir reducir el precio del propio combustible, pero: ¿a qué precio? Pues, presumiblemente, del de la seguridad del propio usuario y de la estación de servicio.

La seguridad de las gasolineras automáticas, en duda

Como comentábamos anteriormente, las Asociaciones de Estaciones de Servicio de Baleares y la propia comunidad autónoma, recurrieron la sentencia que emitió el Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares en la que se anulaba el artículo que obligaba a todas las estaciones a contar con personal.

A pesar de que ambas instituciones argumentaron que se desatendía al consumidor, con el prejuicio que ello provoca, y que se ponía en riesgo la seguridad de la estación de servicio y del público, su recurso finalmente ha sido desestimado.

¿El principal motivo? Podría ser que las estaciones de servicio automáticas ofrecen un modelo de negocio que aporta competencia al sector y también un mayor beneficio para los consumidores. Esto se debe a que a través de ellas el usuario puede repostar a un precio menor.

Por su parte, las asociaciones de estaciones automáticas, en concreto la patronal, han celebrado el fallo del Tribunal Supremo. Han insistido en que es un modelo de gestión totalmente válido que mejora la competitividad del sector y, del que el consumidor se ve claramente favorecido.

Según la patronal, el consumidor es el principal beneficiado ya que, según datos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), se pueden llegar a ahorrar en torno a 300 euros al año en función de la elección del punto para repostar.

 

 

Servicios que ofrece una buena residencia de ancianos

By | Residencias de ancianos | No Comments

Una residencia de ancianos es una tipología de negocio que requiere de una gran inversión antes y durante toda la aventura empresarial. En este caso, vamos a requerir de un capital para invertir de manera constante en los servicios que ofrece un geriátrico. El objetivo que se busca con ello es ofrecer servicios de calidad y que estén al tanto de las necesidades de los residentes del centro.

Para hablar de los servicios, vamos a realizar una agrupación de los mismo en tres grandes categorías. Dentro de estos contenedores generales vamos a indicar qué servicios se deberían incluir de manera paralela para que la residencia esté dentro de las consideradas como cabeza del sector.

Servicios de manutención:

Por lo general, la calidad en el servicio de comidas es un factor diferencial para los residentes del centro y sus familiares. Para ello no hay que escatimar en materias primas, instalaciones y personal. Asimismo, un factor diferencial sería contar por personal especializado en la elaboración de dietas específicas en función de las necesidades del residente. Es decir, puede haber personas con necesidades específicas y enfermedades metabólicas como podría ser la diabetes, déficits en el aparato digestivo, etc. De este modo, un servicio de comidas de alta calidad y personal encargado de hacer los menús, van a indicar que este servicio forma parte de una buena residencia.

Salud y atención al residente:

En principio, una buena residencia de ancianos debe contar con un equipo médico especializado en la atención de los residentes, tanto para las curas habituales y servicios propios de un centro de atención primaria. También es necesario contar con un personal que realice un control antes y durante su estancia de todos los residentes. Por último, también hay que ofrecer un servicio personalizado de higiene y cuidados personales, así como de la ingesta de los medicamentos. Estos cuidados van a garantizar el bienestar de los residentes.

Actividades para fomentar la independencia:

A pesar de que una residencia ofrece servicios para que sus usuarios apenas tengan que preocuparse por casi nada, también es necesario desarrollar actividades que fomenten su independencia. Labores tan básicas como vestirse, levantarse de la cama, leer, comer o dar un pequeño paseo requieren de personas que las supervisen para que los residentes ganan confianza y puedan realizar actividades cotidianas sin ayuda. Además esto les va a ayudar a mejorar su autoestima.

Dinamización socio-cultural:

Los centros geriátricos cuentan con servicios de dinamización para sus residentes, sobre todo relacionados con cumpleaños, encuentros con las familias etc. Para marcar la diferencia, es muy positivo incluir personal que organice actividades que estimulen a los usuarios como musicoterapia, dibujo y actividades lectivas.

Servicios que van a marcar la diferencia

Dentro de los servicios que hemos mencionado anteriormente, todos ellos de carácter obligatorio para el centro, hay que tener en cuenta otros que solo se ven en residencias de ancianos punteras. Entre estos servicios se encuentran los de fisioterapia y rehabilitación, muy bien valorado por los usuarios, peluquería, podología y transporte. Sí, implementar estos servicios va a ser un coste añadido para el centro geriátrico pero, esta inversión puede suponer un mayor atractivo para aumentar el número de residentes.

Tipos de residencias de ancianos

By | Residencias de ancianos | No Comments

Antes de comenzar con el proceso necesario para vender una residencia de ancianos, es necesario conocer e identificar, como propietario, la tipología de nuestro centro geriátrico. Una vez identificado este factor, se va a poder comenzar con el traspaso ya que, en función de la tipología, van a aparecer distintos escenarios que afectarán de manera directa en el proceso y el precio final de venta.

Como preámbulo, antes de ver los factores que van a determinar la tipología de residencia, cabe destacar que la figura del director y su gestión van a ser determinantes tanto en la gestión como en la elección del modelo de geriátrico que se quiere desarrollar. Es por ello que, a la hora de vender el negocio, el comprador debe conocer nuestro concepto de gestión de la residencia para que tenga una visión global del negocio.

Clasificación y tipos de residencias

Existen varios tipos de residencias en función de los factores generales que adjuntamos a continuación que van desde la titularidad del centro hasta el número de camas que ofrece, pasando por los horarios de atención y servicio a residentes:

– En función de la titularidad. Aquí se puede distinguir entre residencia pública, privada o residencia colaboradora o acreditada. En la primera tipología es el Estado a través de la Administración Pública, Autonómica o Local la que costea la estancia de los residentes. Para ello, es necesario que las personas adscritas al centre aporten el 80% de su pensión. Por otro lado están las residencias privadas, donde el usuario paga al centro y este a su vez se puede transferir sin ningún problema. Por último están las colaboradoras, que son un modelo mixto entre el público y privado.

– En función del número de plazas ofertadas. Si, por ejemplo, contamos con una residencia de hasta 40 plazas, se podría considerar como una de tamaño pequeño. En cambio, pasa a ser mediana si tiene entre 40 y 100 plazas; y se considera de gran tamaño cuando cuenta con una capacidad para albergar a más de 100 residentes. Obviamente, una residencia que tiene un mayor número de plazas va a tener un valor mayor a la hora de traspasarse, de modo que si tienes la posibilidad de aumentar el número de habitaciones, puede ser un movimiento muy inteligente antes de vender.

– En relación al residente. Dentro de las residencias de ancianos cabe destacar que el nivel de dependencia del usuario va a determina la tipología de esta. Por lo tanto, tendremos residencias para personas no dependientes, las que pueden tener una actividad normal en su día a día; las destinadas a personas dependientes, ya sea porque sus usuarios necesitan algún tipo de ayuda debido a una incapacidad mental física o funcional. Por último, están las de tipo mixto, que albergan a ambos tipos de residentes. En el caso de las residencias para dependientes, suelen cotizarse más caras debido a que disponen de servicios y personal específico para la asistencia.

Según la estancia de los residentes. Aquí podemos ver residencias de tipo permanente, donde el usuario está todo el día ingresado, temporales, diurnas o centros de día. Estos últimos no ofrecen pernocta, sino actividades durante el día. Asimismo también existen residencias con plazas socio sanitarias en las que el residente ingresa directamente desde el hospital.

Para concluir, como propietario de una residencia, lo más habitual es que la tipología se conserve inamovible durante toda la gestión. Esto se debe principalmente a que la gestión corresponde a un modelo de negocio concreto y proyectado para ese caso. A la hora de vender la residencia, es importante mostrar las virtudes de su tipología al comprador

 

Lo que debes saber antes de vender tu clínica dental

By | Clínicas dentales | No Comments

A la hora de vender una clínica dental hay que tener una serie de consideraciones clave que van a regir todo el proceso de traspaso. Asimismo, se debe tener en cuenta que se trata de un proceso bastante complejo y que va a requerir de mucho tiempo y paciencia. Es muy importante conocer todo lo que el comprador va a requerir para que la operación sea un éxito.

La primera pregunta que se puede plantear con respecto al traspaso de una clínica dental es: ¿qué es lo que más valor tiene para un comprador? En principio se puede pensar que las instalaciones, el equipamiento técnico, etcétera, pero, ¿de qué serviría una clínica muy avanzada sin una cartera de clientes? De nada.

La gestión del fondo de comercio

La cartera de clientes es el punto más valioso del negocio, es decir, el fondo de comercio. A pesar de ser el activo con más valor, lo más complicado es tener una valoración objetiva puesto que, esa cartera de clientes se ha generado a raíz de una relación personal con el paciente. Esto supone que un cambio en la dirección del centro puede ser un motivo por el que muchos usuarios dejen de acudir a la clínica.

Asimismo, el principal problema que puede surgir con la cartera de clientes a la hora de realizar el traspaso es que tengan tratamientos en proceso. La mejor opción y, la más recomendable, es que el cambio de titularidad de la clínica se lleve a cabo de manera progresiva para que el cliente conozca al nuevo equipo y no tenga dudas sobre la continuidad del tratamiento.

Por último, en relación a la gestión de los clientes, hay que hacer hincapié en que el nuevo titular de la clínica va a tener que cambiar el titular del fichero de la Agencia Española de Protección de Datos. Es muy importante que este punto se tenga en mente

¿Cuenta tu clínica con todas las licencias vigentes?

A la hora de vender una clínica dental, el comprador va a solicitar que las licencias correspondientes estén en vigor. Por un lado, está la licencia de apertura. Este documento lo expide el Ayuntamiento de la localidad donde esté ubicada el centro, únicamente se solicita al iniciar la actividad y no es necesario renovarla. El problema con esta licencia es que hace años no era necesaria presentarla para iniciar la actividad por lo que, si este es tu caso, lo recomendable es que la solicites cuanto antes si quieres vender el negocio. La otra licencia que se va a requerir es la de funcionamiento. Esta la otorgan las Comunidades Autónomas y hay que renovarla cada cinco años.

Para concluir con el apartado de licencias, es importante considerar que, si la clínica está ubicada en una primera planta o bajo, no a pie de calle, lo más recomendable es ir a la Consejería de Sanidad correspondiente para valorar si se puede conceder el cambio de titularidad de la licencia al nuevo dueño. Esto se debe a que actualmente no se conceden licencias a negocios que no estén ubicados a pie de calle.

¿Qué ocurre con el personal que tengo contratado?

En este caso, el nuevo propietario estará obligado a subrogar los contratos y las condiciones que tengan los trabajadores. De este modo, el equipo garantiza su estancia dentro de la clínica y también le ofrece un valor añadido al nuevo propietario ya que, es un grupo de personas que conoce bien el funcionamiento del negocio y, sobretodo, tiene relación con el cliente habitual. En caso de que el comprador de la clínica quiera deshacerse de los trabajadores tendrá que hacer frente a los despidos.

¿Cómo se va a regular el proceso de traspaso?

Afortunadamente no existe un modelo de contrato específico para una profesión médica en concreto. Para regular la operación se va a recurrir al contrato mercantil, documento judicial que define una relación bilateral entre dos personas físicas o jurídicas, donde ambas acceden a intercambiar unos servicios determinados durante un tiempo concreto. En este contrato también hay que indicar todo lo que se incluye con el traspaso de la clínica, por ejemplo: el equipamiento técnico, el personal, el fondo de comercio, el local, en caso de que se incluya también.

Llámanos al 913 56 63 88