¿Cómo puedo valorar mi residencia de ancianos?

Una residencia de ancianos es un negocio muy jugoso para inversores, principalmente, porque las actuales condiciones de vida han generado una mayor esperanza de vida. Desgraciadamente, muchas personas no disponen del tiempo necesario para dedicarle el cuidado que merecen sus mayores. De este modo, una residencia de ancianos suele ser la opción más demandada para que nuestros mayores pasen sus días de retiro con una buena calidad de vida.

A la hora de valorar una residencia de ancianos se han de tener en cuenta varios factores los primeros son los económicos. Dentro de estos se encuentran elementos de gran importancia como la facturación, el margen de beneficios y el estado de las cuentas del negocio. Lo más recomendable para realizar una valoración objetiva de una residencia de ancianos, va a ser acreditar el estado económico-financiero del negocio mediante toda la documentación posible. Para un comprador, tener datos objetivos de cómo va el negocio, es un factor determinante para realizar la inversión.

¿Qué otros factores son clave a la hora de valorar una residencia de ancianos?

Las instalaciones. Son uno de los puntos más importantes. El tamaño, estado estructural y su ubicación van a ser clave a la hora de establecer el precio venta. Es por ello que durante la valoración debes tener en cuenta:

  • Tamaño. Si las instalaciones gozan de un pequeño tamaño, esto afectará al número de personas que pueda acoger el geriátrico. Este factor puede jugar en tu contra ya que, una residencia con una baja capacidad puede ofrecer un menor número de camas disponibles.
  • Ubicación. Este factor también es muy interesante. Si se trata de una residencia de gran tamaño, lo más habitual es que esté ubicada en las afueras, dentro de un entorno de absoluta tranquilidad y de contacto con la naturaleza. Si este es tu caso, no cabe duda de que cuentas con una residencia que va a ofrecer a sus usuarios una gran calidad de vida. En cambio, también se puede dar el caso de que esté ubicada dentro de un núcleo urbano, aquí el factor diferencial va a ser el fácil acceso y la cercanía para sus familiares.
  • Estado de las instalaciones. Es muy fácil de identificar. Si ves que necesita una reforma, más allá de una mano de pintura, va a reducir el precio. Lo aconsejable es que inviertas algo de tu presupuesto en reformar las instalaciones para que el comprador tenga una percepción positiva.

Los servicios también afectan en la valoración de una residencia de ancianos

Actividades para los residentes: El bienestar de los residentes es la máxima de una residencia de ancianos. Es por ello que contar con varios especialistas que organicen actividades, va a ser un factor importante para medir la calidad del negocio que se desea vender. Asimismo, este tipo de servicios no suelen tener un gran impacto sobre la economía del propio centro.

Servicio especializado de comida: Los usuarios de una residencia de ancianos son personas con necesidades alimentarias específicas. Muchos de ellos, por problemas derivados de enfermedades, necesitan una atención especial en su dieta o a la hora de tomar medicamentos. Contar con un servicio especializado de comida y, que sea de alta calidad, es síntoma de que la residencia de ancianos tiene un gran valor.

Servicios de atención primaria: Es evidente que una residencia de ancianos va a necesitar de la presencia de médicos especializados y de un equipo de técnicos sanitarios. De hecho, cuánto más amplia sea esta plantilla de profesionales, mejor servicio se puede ofrecer al residente y menor dependencia se puede tener de un centro externo.

Otros servicios: En función del tipo de residencia de ancianos del que estemos hablando, algunos de ellos pueden ser obligatorios o no. Por lo general, contar con servicios como peluquería, podología, psicología o fisioterapia, es un carácter de valor añadido para la venta del negocio.

Llámanos al 913 56 63 88