La vida del negocio más allá de un propietario

vida-negocio-propietario

Afrontar las vicisitudes propias de la vida de un negocio tales como lograr una cartera de clientes suficiente, poder gozar de financiación o estar al día con los proveedores resulta en ocasiones una tarea titánica para sus dueños. Pero si nos referimos al negocio en sí,a todos estos procesos necesarios para su salud y correcto desarrollo se suma un momento crucial, un más que posible punto de inflexión de su existencia: el cambio de propietario.

La jubilación, el distanciamiento entre accionistas o cualquier motivo personal de peso pueden provocar el cambio de la titularidad de un negocio que aún tiene vida útil y posibilidades de seguir generando ingresos, pues las razones que acabamos de exponer no denotarían un agotamiento del negocio sino más bien de quien lo posee.

Ciertamente, es triste que se cierren negocios que aún pueden prolongar su vida, a la vez que un desperdicio de recursos y esfuerzo tener que levantar un negocio desde cero cuando seguramente exista uno igual al deseado que ya está funcionando y al que sólo le hace falta un apretón de manos entre comprador y vendedor para continuar con su actividad, haciendo felices a las dos partes que intervienen en el traspaso.

Expertos en la materia consideran que en torno a una tercera parte de los negocios de la Unión Europea cambiará de dueño; en nuestro país, el Ministerio de Industria estima que son 50.000 los procesos de transmisión de empresas cada año. Begoña Cristeto, secretaria general de Industria y de la Pyme, señala que “un tercio de ellos corren el riesgo de malograrse por dificultades de distinta naturaleza y miles de empresas pueden morir por no haber encontrado el comprador adecuado o no haber logrado cerrar un acuerdo”.

Volviendo a las razones por las que un empresario decide traspasar su negocio, el motivo más habitual suele ser la jubilación (en torno la 30%); el cambio de sector profesional supone un 13%, los motivos personales un 11%, el cambio de residencia un 8,8% y los problemas de salud un 8,4%. Del otro lado, quienes más acuden al mercado en busca de un negocio con el que comenzar una andadura profesional son personas de en torno a 50 años que, si bien no se decidirían a emprender este nuevo reto desde cero, encuentran atractiva la idea de adquirir la titularidad de un negocio ya existente.

Por sectores, el comercio (36,4%), los servicios (27,6%) y la hostelería (29,2%) copan la práctica totalidad de los traspasos.

Llámanos al 913 56 63 88