Motivos para vender tu clínica dental

Las clínicas dentales son unos de los negocios vinculados con la salud, que más peso tiene entre los consumidores. Por lo general, esta importancia se basa en el servicio que ofrece y que combina salud con estética, la clave para mantener una dualidad de ingresos. Este último, es uno de los motivos más comunes por los que los pacientes suelen someterse a un proceso odontológico.

A pesar de esta gran carta de presentación, hay que tener en cuenta de que las clínicas dentales están sometidas a unos altos costes de mantenimiento que pueden poner en duda la viabilidad del proyecto. Esto, sumado a la proliferación de las cadenas dentales low cost, ha generado un panorama poco favorable para el futuro de algunos negocios relacionados con este sector.

La búsqueda constante por el mejor servicio, que sea poco invasivo y cómo para el cliente, se convierte en un flujo de dinero que, de manera mensual casi, debe destinarse para que el propio centro sea la punta de lanza entre la competencia. Eso sin duda es caro y puede comprometer la viabilidad de la clínica.

No obstante, antes de vender una clínica dental hay que tener en consideración dos tipos de motivos: los personales y los coyunturales o económicos. Dentro de estos primeros se pueden dar los siguientes:

– Jubilación: Es tu último periodo como propietario de una clínica dental y quieres venderla para obtener unos ingresos de cara a tu nueva etapa. Dentro de este motivo es fundamental diferenciar si se tienes un transmisor directo, por ejemplo, un familiar, o si la quiere traspasar a un comprador desconocido. Este detalle fundamentará el precio del traspaso, así como el de algunos trámites.

– Necesitas liquidez. Si, por ejemplo, vas a embarcarte en otro negocio o simplemente necesitas ganar liquidez de manera urgente, la venta de tu clínica dental se puede tramitar de una manera más o menos rápida. En este caso el factor tiempo va a ser crucial a la hora de vender tu negocio, por lo que también hay que recordar, que debes ir con premura, pero sin aceptar un trato que sea muy inferior al valor real de tu negocio.

– La facturación compromete la viabilidad de tu clínica dental. Esta es una de las peores situaciones que te puedes encontrar. Si la facturación no acompaña a tu negocio, cada minuto que pasa se convierte en pérdida de dinero. En estos casos lo más aconsejable es encontrar un acuerdo los suficientemente pronto para cerrar esta hemorragia económica. Asimismo, es muy posible que tengas que deshacerte de tu gasolinera por un precio menor del que estimabas venderlo.

A estos motivos personales habría que sumarles otros de tipo coyuntural o económico como se ha citado anteriormente. Huelga decir que ambos van a determinar, no sólo la decisión de vender o no, sino también los plazos y el precio del traspaso. Obviamente, vender una clínica dental no es un proceso de una semana, ya que requiere una labor de búsqueda de documentación muy importante, pero si la facturación está comprometida, cada minuto que pasa es sinónimo de una pérdida constante de dinero.

¿Qué otros motivos pueden llevarte a vender tu clínica dental?

La adaptación siempre es cara: La máxima de una clínica dental siempre va a ser ofrecer un servicio de calidad con la tecnología puntera. Esto es sinónimo de una gran inversión casi constante. Hay que tener en cuenta de que cada vez es más habitual ver nuevos tratamientos o técnicas que requieren de un equipo técnico mucho más moderno. Por poner un ejemplo, un sillón para atender a un paciente puede tener un precio medio de 7.000 euros.

También hay que considerar el caso de querer ser una clínica dental que ofrezca un servicio completo al paciente. A esto nos referimos a disponer de maquinaria para hacer radiografías, hornos, etc. Todo este equipamiento, con el paso de los años, puede quedar obsoleto y es inevitable tener que reemplazarlo con el consiguiente coste.

La proliferación de las clínicas dentales low cost: Sin duda alguna ha sido uno de los peores problemas a los que el sector ha tenido que hacer frente durante los últimos años. La masiva aparición de este tipo de clínicas, además de arrebatar una importante cuota de mercado al resto de competidores, ha generado una falta de confianza del consumidor. Gran parte de estas cadenas han cerrado dejando a sus pacientes con tratamientos sin concluir o pagando la financiación de los mismos.

Es por ello que muchos consumidores miran a las clínicas dentales con recelo y, otros en cambio, no disponen del crédito suficiente para someterse a un tratamiento puesto que, todavía tienen pendiente el pago del que se solicitó con una clínica low cost. Sin duda, el mal hacer de estas franquicias ha afectado a las clínicas dentales que sí cuidan de sus pacientes.

Competencia: Este es un motivo común a todos. La competencia puede afectar en distintos modos, ya sea porque cuentan con unas instalaciones y servicios mejores que los nuestros, o simplemente, es capaz de asumir a un mayor volumen de pacientes con un servicio de calidad.

Estos son los motivos, tanto coyunturales como personales, a los que habitualmente se enfrenta una persona que quiere vender una clínica dental. El tiempo va a ser un factor determinante en el traspaso, así como el respaldo de un gabinete de expertos que te puedan acompañar durante el proceso para que sea totalmente satisfactorio y, lo más importante, acorde con la legalidad.

 

Llámanos al 913 56 63 88