Tres consejos antes de vender una residencia de ancianos

Es obvio que las residencias de ancianos cumplen una verdadera y necesaria función social de modo que. también son un tipo de negocio muy jugoso para inversores que buscan un fondo seguro para su capital. Asimismo, como propietario debes tener en cuenta de que no se trata de vender por vender , sino que hay que conocer todos los trámites a la perfección, asesorarse convenientemente y dar el paso una vez comprobado el estricto cumplimiento de la normativa al efecto, así como la rentabilidad.

Primer consejo: diferencia tu residencia de ancianos

Para que te hagas una idea, las residencias subvencionadas, las de lujo y las mixtas, son las idóneas para los inversores. Conociendo estos factores de interés, lo más interesante que puedes hacer es marcar la diferencia para que resulte aún más atractiva. Por ejemplo,  puedes realizar una inversión antes de la venta para convertir tu residencia de ancianos en una de lujo o, por ejemplo, indicar en la documentación de venta las subvenciones que recibe tu negocio. Siempre va a ser importante.

Los geriátricos pueden clasificarse de diversas formas. Por el número de personas que lo ocupan, pisos tutelados, pequeñas, medianas, grandes y muy grandes; por la tipología de los usuarios, capaces, incapaces, asistidos, mixtas; por el tipo de plazas, permanentes, temporales, centros de día, etc…; por el tipo de financiación y la modalidad de gestión, privadas, públicas y mixtas…

Cuidado con la operación, conoce todos los procesos

En primer lugar, es necesario conocer la normativa de la operación. Legalmente podemos consultarlo en el art. 1445 y siguientes del Código Civil regulan el contrato de compraventa. El 1445 dice: “Por el contrato de compra y venta uno de los contratantes se obliga a entregar una cosa determinada y el otro a pagar por ella un precio cierto, en dinero o signo que lo represente”. Igualmente, el Código de Comercio somete los contratos de compra venta de negocios a las disposiciones que contienen los artículos 50 a 63, y ello con independencia de los contratos mercantiles específicos, de por ejemplo bancos, seguros y transportes.

Los contratos de compra venta de negocios son atípicos, especiales, de objeto único y con libertad de forma, a no ser que se trasmita también el bien inmueble en donde radica, para lo que es ya imprescindible acudir al notario. Es necesario también, que la transmisión lo sea de un conjunto organizado de elementos en funcionamiento con el objetivo claro de continuar su explotación, no habiendo compra venta cuando lo que se transmite dejó de funcionar o aún no se ha iniciado su explotación.

La documentación es tu aliada

Es de vital importancia tener en cuenta que para comprador de tu residencia de ancianos, la documentación es la prueba de mayor valor a la hora de concretar el precio de la operación. Es por ello que, como propietario, debes poner a disposición del comprador documentación vital como la contabilidad integra del centro, así como informarle de las deudas, en caso de que existan, con proveedores, bancos, Seguridad Social y Hacienda.

Por otro lado, otro de los temas que debes dejar atado es el del personal del centro a tu cargo. En la operación de compraventa se produce una sucesión de empresa, ¿esto qué significa? Que cuando el negocio se traspasa, el personal pasa a depender, con la totalidad de sus derechos y obligaciones, del nuevo propietario.

Por último, debes saber que cada Comunidad Autónoma tiene su propia normativa específica de centros geriátricos, normativa de vital importancia y necesario cumplimiento para la adecuada gestión de un centro geriátrico. Es por ello que el conocimiento de todos estos puntos, así como de la normativa vigente, va a ser clave para que la operación sea un éxito. De este modo, nuestro último consejo es que recurras a un equipo de expertos para que te asesoren durante todo el proceso, desde el inicio hasta el final.

Llámanos al 913 56 63 88